domingo, 23 de agosto de 2009

El paro crece

El paro sigue creciendo en Andalucía y lleva caminos de alcanzar cotas dramáticas.
Las cifras oficiales, según el Servicio Andaluz de Empleo, en Castro del Río, hablan por sí solas...Ni Plan E, ni Plan ZP, ni ná de ná...Si las obras financiadas por el Plan E iban a reducir anto el número de demandantes de empleo... ¿ Cómo es que no se observa recuperación alguna?. Las cifras oficiales hablan de todo lo cotnrario. ¿Quién está recogiendo los frutos del Plan E?.
Los números son alarmantes. En Enero de 2009, el número de demandantes de Empleo ascendía a 937. En julio de 2009, el número se ha elevado hasta 1.735.
El Plan E sólo ha servido para lavar la cara de pueblos y ciudades y para aliviar la mala situación de algunas empresas. Ni las obras suponen creación de empleo en el futuro, ni los contratos realizados llegan en la mayoría de los casos a cumplir los compromisos de contratación.
Mientras ,el paro se quiere convertir en un problema de orden público. Para el Subdelegado del gobierno el problema no es el drama que viven muchas familias andaluzas, sino si en el transcurso de la manifestación de ochocientos jornaleros en Córdoba, llegaron a romper alguna papelera de la estaciòn del Ave.

1 comentario:

. dijo...

Está demostrado que la economía libre de mercado o capitalismo enriquece a los trabajadores en contra de las contraproducentes políticas laborales socialistas aplicadas en nuestro país tanto por gobiernos del PSOE como por gobiernos del PP porque, a corto plazo, el salario mínimo y los costes del despido suponen un incremento del paro; pero si esas políticas se prolongan en el tiempo, el desempleo también lo hará y se convertirá en endémico.

Por lo que respecta al largo plazo, las políticas socialistas o intervencionistas también conllevan una disminución de la inversión empresarial o capitalización, que se traduce en un aumento de la demanda laboral y en unos salarios más bajos.

Por tanto, la política laboral socialista produce dos pesadillas para todo trabajador: más paro y salarios más reducidos para el que tenga la suerte de ser contratado.

En este sentido, resulta paradójico y estúpido que una ideología tan antiobrera se la identifique con la “clase obrera”.

www.lodicecincinato.blogspot.com