viernes, 15 de mayo de 2009

Desaparece con Castilla del Pino uno de los testigos del siglo XX





La ùltima actividad pública de Castilla en Castro del Río tuvo lugar el pasado día 18 de abril, en la Biblioteca municipal, con motivo de una nueva edición del Seminario La Memoria.
En ésta última ocasión Castilla impartió una conferencia sobre Memoria y biografía. Las conferencias eran actividades que gustaban al Académico, mostrándose siempre como un conferenciante brillante y en ésta última ocasión hasta divertido, haciendo sonreír a los asistentes con sus acertados comentarios.
Castilla del Pino cambió en 1988 su residencia de Córdoba al municipio cordobés de Castro del Río, dese su jubilación. Buscaba un pueblo cercano a Córdoba, pero que tuviese la tranquilidad y el silencio necesario para escribir. Escogió una vieja casona, junto al río Guadajoz y la restauró en su totalidad, conservando su anterior estructura. Plantó en uno de sus grandes patios un milenario olivo, que dio nombre a la Casa. En este refugio escribió La Alacena tapiada, Pretérito Imperfecto o la Casa del Olivo, además de numerosos ensayos.
Según confesaba Castilla “conocía Castro superficialmente porque había venido varias veces a ver enfermos y en otras ocasiones con la Asociación de Amigo de los Castillos. Le gustó la Villa, un barrio al que le gustaba enseñar a sus amigos. Al jubilarse pensó en un sitio tranquilo y por una casualidad través del arquitecto Arturo Ramírez conoció la casa y se quedó a vivir en Castro.

CONGRESO CERVANTISTA

Implicado en la actividad cultural del municipio fue el director junto al cervantista Daniel Eisemberg del Congreso Internacional Cervantista, dedicado a la construcción del personaje en la obra de Cervantes. La obra cervantina fue objeto de numerosos estudios y reflexiones.
En aquella ocasión logró que el Congreso se celebrase día y medio en Alcalá de Henares y día y medio en Castro del Río. Fue importante que Cervantistas de Rusia, Italia, Estados Unidos, Francia y algunos otros países, además de los españoles se reunieran en Castro, que las conferencias se publicaran en Estados Unidos en la prestigiosa revista “Cervantes” y que el nombre de Castro del Río, ligado al autor del Quijote se leyese en todos los países.

Posteriormente participó también en el Congreso de Narrativa Andaluza organizado en la villa del Guadajoz, coordinador en aquella ocasión por el escritor Francisco del Valle, con la participación de destacados escritores, como Francisco Ayala.

IMPLICACION EN LA VIDA CULTURAL DEL MUNICIPIO

Esta implicación en la vida cultural de Castro del Río, llevó al municipio a nombrarle hijo adoptivo de la localidad en 1995 y más adelante en 2003 a rotular una plaza del Barrio de la Villa con su nombre, donde se erigió un bajo relieve con su imagen. En 2004 fue nombrado Académico de Real Academia de la Lengua. Cada jueves acudía a las sesiones de la Real Academia.
Posteriormente, cada cierto tiempo organizó el Seminario “ La palabra”.
“El Seminario “ la palabra” dijo- es mi contribución a la tarea cultural que otros ejercen en Castro.

Gracias a Castilla por Castro del Río pasaron conferenciantes como Josefina Molina, Amalia Valcarcel, Joaquín Leguina, Almudena Grandes, García Montero, Gil Calvo, Roman Gubern o Juan José Millas, entre otros muchos

TRABAJADOR INCANSABLE
Castilla dormía poco. Hacia las 4 y media o cinco se despertaba y se paseaba por los patios y paseaba con sus perros, dos boxers.. A los 15 minutos mas o menos se ponía a trabajar hasta las siete y media. Hasta hace muy poco se desplazaba a Córdoba a la consulta.

Cada minuto de su tiempo era aprovechado. A pesar de encontrarse enfermo, los proyectos, estaban en su mesa de trabajo, recopilando temas, conferencias, artículos, ensayos para publicarlos.



Pretérito imperfecto “ su autobiografia, Premio Comillas, tuvo una segunda parte. “La casa del olivo”.
“ Algunos me han escrito –dijo- que esperan tener el tercer volumen de mi autobiografía. No lo habrá. Con los dos ya publicados basta. Me gusta mucho recibir aún de vez en cuando cartas de lectores que ahora descubren estos dos libros de memorias.
Cartas como por ejemplo como las de un señor de norte de España, que ha recorrido mis lugares en San Roque, Ronda, Córdoba, y ha venido a Castro , ha entrado hasta el portal para ver la tranca con la que digo en Olivo que hago el hortus conclusus todas las tardes


LA MEMORIA
Testigo de un siglo, intelectual comprometido, ha dejado huella en Castro del Río.
Para Castilla lo que se ha llamado memoria histórica “es un deber moral e intelectual que tenemos contraído”.“ No hay que temer a saber lo que pasó.. Yo creo que en mi Pretérito Imperfecto he obrado así , poniendo las cosas en su sitio, y no estoy arrepentido.”

POLITICA

En la transición fue uno de los destacados intelectuales del PCE en Córdoba. En algúm momento, él mismo confesó, alguien se planteó la posibilidad de que fuese el candidato a la Alcaldía. El lo consideró descabellado. A partir de los ochenta se fue aproximando al PSOE y firmó los manifiestos a favor de ese Partido. Aunque a nivel local y como vecino de Castro del Río nos constaba su simpatía a Izquierda Unida.

2 comentarios:

M. Ruda dijo...

Un intelectual como la copa de un pino y un verdadero luchador antifranquista. Sus libros "Pretérito Imperfecto" y "Casa del Olivo" son imprescindibles para entender la historia de España en el siglo XX.

Mameluco dijo...

Paco, te dejo lo que he escrito sobre Castilla del Pino en lo de Artesanos
Muerte de un psiquiatraNombro "Pretérito imperfecto" porque me parece mucho más redonda que "La Casa del Olivo", desde un punto meramente literario.